junio 25, 2024 4:51 am
América Minera

Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático: 23 años de aportes a una economía sostenible y baja en carbono

Orígenes y Evolución

La ASCC, originada en 1997 como Secretaría Ejecutiva de Producción Limpia, ha promovido la implementación de Acuerdos de Producción Limpia (APL), contribuyendo al desarrollo sostenible de empresas y territorios, así como a la reducción de gases de efecto invernadero. La primera etapa (1997-2000) fue una fase de despegue que requirió un proceso de larga maduración para cimentar el camino hacia la incorporación de la producción limpia en las empresas de Chile.

Hitos en Acuerdos de Producción Limpia

En 1999 se firma el primer Acuerdo de Producción Limpia (APL) con el sector celulosa en la Región del Biobío. Este hito marcó el inicio de una exitosa experiencia en acuerdos voluntarios público-privados. Para 2022, se logró el hito de 200 APL firmados, y a la fecha, suman 208 APL suscritos con distintos sectores productivos. Estos acuerdos han involucrado a 9.263 empresas y 15.758 instalaciones adheridas.

Ximena Ruz, directora ejecutiva de la ASCC, expresa su orgullo por el camino recorrido en estos 23 años. “La Agencia está desempeñando un papel fundamental en la implementación de la Estrategia Climática de Largo Plazo. Se ha convertido en una importante instancia de diálogo y acción conjunta entre el sector público, las empresas, sus trabajadores, las comunidades y la sociedad civil. Ha enfocado sus esfuerzos en impulsar acciones que contribuyan significativamente a la neutralidad de carbono, la seguridad hídrica, el aumento de la resiliencia climática, la participación temprana en proyectos de inversión y la transformación tecnológica de las empresas.”

Evolución de la Producción Limpia

Desde su establecimiento en el año 2000, el Comité de Fomento a la Producción Limpia ha pasado por varias transformaciones. En 2002, cambió su nombre a Consejo Nacional de Producción Limpia, entidad que ha promovido un cambio significativo en el desarrollo de las actividades productivas en Chile.

En complemento al enfoque tradicional de gestión ambiental, se ha enfocado en la aplicación de la Producción Limpia, una estrategia de gestión preventiva que permite minimizar emisiones y residuos, reducir costos y riesgos para las personas y el medio ambiente, e incrementar la eficiencia y la productividad de las empresas.

Normativas y Leyes

Para estandarizar los Acuerdos de Producción Limpia, el Instituto Nacional de Normalización publicó un conjunto de normas relacionadas con los APL. Se publicó la Norma Chilena de Producción Limpia 2796/2003 en marzo de 2003. En 2009, se publicaron normas adicionales para el diagnóstico, seguimiento y control de los APL, así como los requisitos y procedimientos para los auditores.

En 2010 se publicó la Ley 20.416, conocida como “Estatuto Pyme», que otorgó reconocimiento legal a los Acuerdos de Producción Limpia.

Creación de la ASCC

Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2016 (COP 22) se anunció formalmente la creación de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC). Desde el 1 de enero de 2017, la ASCC ha ampliado las áreas de acción del comité público-privado para impulsar cambios en los sectores productivos y en los territorios. Su objetivo es reducir la contaminación local y las emisiones de carbono, mejorar la eficiencia en el uso de los recursos naturales y aumentar la capacidad de adaptación al cambio climático.

Reducción de emisiones de CO2

En 2012, la ONU reconoció los APL como la primera Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (NAMA). Esto permitió a Chile ser el primer país en tener un programa público reconocido como una acción de mitigación registrada y reconocida a nivel mundial. Desde 2016, se han reportado públicamente las reducciones de emisiones logradas mediante los APL. Hasta la fecha, los APL han permitido evitar más de un millón 900 mil toneladas de CO2 equivalente. Para el 2022 se calculan 249 mil toneladas de CO2 reducidas, un 60% más que en nuestra historia reciente.

Asistencia técnica y Cooperación Internacional

En 2013, la ASCC fue designada como el punto focal en Chile del Centro y Red de Tecnología del Clima (CTCN), la entidad de implementación del Mecanismo Tecnológico de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esta designación ha permitido a la ASCC apoyar la articulación y priorización de solicitudes de asistencia técnica, así como gestionar el envío e implementación de las asistencias técnicas que CTCN provee.

Promoviendo el Diálogo en los Territorios

Con el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible, la ASCC inició en 2014 el desarrollo de los programas piloto de Acuerdos Voluntarios de Preinversión y Acuerdos Voluntarios para la Gestión de Cuencas. Esta experiencia ha dado lugar a una nueva etapa en la implementación de procesos de diálogo, con los nuevos Acuerdos Voluntarios de Participación Temprana y de Gestión Hídrica.

Contribución a la Economía Circular y otras políticas

La Contribución Nacional Determinada (NDC) reconoció el aporte de los APL a la economía circular. En la misma línea, la Hoja de Ruta para un Chile Circular al 2040 destacó que la ASCC ha implementado al menos 12 APL relacionados con la Ley 20.920 (REP), con una alta participación de empresas a lo largo del territorio nacional. Estos APL han permitido implementar estrategias e indicadores para eliminar los residuos y la contaminación desde el diseño, y especialmente para la generación de planes de gestión para cada producto prioritario.

La Estrategia Climática de Largo Plazo también resalta el papel de la ASCC a través de los APL que abordan temas de economía circular, gestión hídrica, desarrollo y transferencia de tecnología, financiamiento climático y fomento productivo. De igual manera, la Estrategia de Sustentabilidad Agroalimentaria 2020-2030 valora los APL como una iniciativa pública que contribuye a avanzar en todos los ámbitos y pilares de dicha Estrategia.

Un próspero futuro

A lo largo de sus 23 años de existencia, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático ha jugado un papel crucial en la construcción de una economía más sostenible y baja en carbono en Chile. Su trabajo ha permitido la implementación de políticas de producción limpia, promoviendo el diálogo público-privado y contribuyendo a importantes reducciones en las emisiones de CO2.

Al mirar hacia el futuro, la ASCC continúa comprometida con su misión de impulsar una economía baja en carbono, fortalecer la resiliencia climática y fomentar la sostenibilidad en todos los sectores de la sociedad chilena. A medida que enfrentamos los desafíos del cambio climático, el trabajo de la ASCC será más importante que nunca. Con la misma dedicación y compromiso que ha demostrado en las últimas dos décadas, la ASCC está preparada para liderar el camino hacia un futuro más sostenible y resiliente.

LinkedIn
Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EDICIÓN DIGITAL ACTUAL

SUSCRIBIRSE

NUESTRAS REDES SOCIALES