julio 16, 2024 2:48 am
América Minera

Ministra Williams y participación femenina en la minería: “Hemos conseguido consolidar una tendencia al alza”

En la Región de Antofagasta, y junto a mujeres de diversas compañías mineras de la zona, la
ministra de Minería, Aurora Williams, destacó la histórica cifra de participación femenina en la
industria nacional.

Y lo hizo en Calama, donde participó en la ceremonia de incorporación de siete
mujeres del Programa Aprendices que pasaron a ser parte de la División Chuquicamata de Codelco.
Luego, estuvo en compañía de trabajadoras del Patio de Autonomía de Minera Spence.

En este Mes de la Mujer, la secretaria de Estado conversó con América Minera. Analizó las cifras, la realidad existente en la industria y los desafíos que tenemos, como sociedad, para alcanzar una mayor equidad de género en la minería de Chile.

Para el Gobierno ¿está el desafío de avanzar en materia de equidad de género en el sector minero?
Mejorar las condiciones de vida de todas las mujeres de nuestro país es parte de la misión y compromiso del gobierno del Presidente Boric en materia de Igualdad de Género. Por tanto, está presente el esfuerzo colectivo por construir un “Chile para Todas”, lo que involucra un conjunto de iniciativas integrales de todos los ministerios y servicios que apuntan a aliviar la carga diaria que sostienen las mujeres, y a generar igualdad y justicia desde una perspectiva de género. Y en ese sentido, la industria minera colabora en abordar políticas de inclusión, equidad y diversidad dada su demostrada capacidad de influir y ser referente público para Chile respecto a romper barreras (culturales y estructurales) y paradigmas, especialmente considerando que ha sido un sector históricamente masculinizado y que recién a finales de los años 90, comenzó a abrir sus oportunidades a las mujeres.

La participación femenina en la minería se ha ido duplicando: pasó de 7,1% en 2011 a 18% en 2023. ¿Cómo toma esas cifras y qué desafíos existen?
Es una cifra y una evolución histórica que, en lo personal, me alegra mucho y también me emociona, situándonos muy cerca de los países que han sido nuestros referentes, como Canadá y Australia.
Ha sido un camino de mucho trabajo desde la derogación del artículo 15 del Código del Trabajo, que apenas 28 años atrás, impedía el ingreso de mujeres a minas subterráneas. Estamos avanzando desde entonces, nos resta camino, pero lo logrado ha sido gracias a las mujeres precursoras que partieron cuando en las faenas no había instalaciones o la ropa de trabajo no estaba adaptada al cuerpo femenino. Hoy, la participación laboral femenina en el sector minero ha evolucionado positivamente, hemos conseguido consolidar una tendencia al alza. Por eso, estamos fomentando que la misma tendencia alcista también se replique entre los proveedores mineros, donde observamos buenas oportunidades de inserción laboral para las mujeres. Confiamos en que este segmento ofrece un potencial atractivo de crecimiento.
Estamos en un buen pie para seguir creciendo. Sumado a esto, hay una buena oportunidad de ampliar la oferta formativa vinculada a la minería. Para lograr las metas de participación femenina en el sector es necesario que más mujeres estudien y egresen de especialidades y carreras técnico-profesionales vinculadas a la minería.

¿Qué aspectos deberían abordarse para incrementar la participación femenina en la minera?
Es relevante que exista una mejora continua de las brechas y condiciones laborales considerando avanzar, particularmente, en la conciliación de la vida familiar, laboral y personal.
Por otro lado, la creciente digitalización que vive la industria minera nacional tiene un alto potencial de favorecer la atracción de más mujeres al rubro, dado que permite realizar una mayor cantidad de funciones de manera remota. Y aquí el desafío para las mujeres está en insertarse con foco en la especialización, a esta nueva forma de hacer minería.
También es fundamental que la industria genere condiciones propicias para prevenir la violencia y el acoso en los lugares de trabajo para que estos espacios sean lugares seguros, especialmente para las mujeres. Todos estos avances requieren de esfuerzos sectoriales para su correcta implementación. No basta con legislar, si no que este cambio tiene que traer aparejado un cambio cultural.

¿Qué mensaje puede realizar a las mujeres y profesionales del país?
Decirles que hoy existen varias buenas razones para sumar más presencia femenina a la minería. La primera se relaciona con la justicia social, porque les otorga autonomía y empoderamiento económico.
Un segundo motivo es el beneficio para las empresas, porque los lugares de trabajo que son diversos pueden contar con una variedad de perspectivas, buenos ambientes laborales y tener una mejora en su reputación. Además, la presencia femenina contribuye positivamente a la productividad, en especial en roles de liderazgo. A todo lo anterior, se suma que, para la sociedad chilena en su conjunto, es positivo que la minería entregue una señal tan importante de inclusión y diversidad, dado que este es un sector emblemático para el desarrollo del país con una capacidad importante de movilizar a otros rubros industriales.

Fotografía: Ministerio de Minería

LinkedIn
Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EDICIÓN DIGITAL ACTUAL

SUSCRIBIRSE

NUESTRAS REDES SOCIALES